Otra Vuelta es posible

La Vuelta a España llegó a Cuenca el pasado viernes 25 de agosto. Todo un acontecimiento vivido desde dentro y gracias, una vez más, a esta profesión. La suerte de estar trabajando y en el turno perfecto hizo que pudiera grabar la carrera de una manera diferente desde el interior de un coche de seguridad con la periodista Belén Martín.

No recordaba ese sabor a bici que pude probar en 2006 cuando la vuelta también pasó por nuestra ciudad y dónde estuve recurseando para CMT desde la zona del Castillo con el paso del pelotón.

Y así fue, con la ilusión de un crío que sale a grabar por primera vez agarré con ilusión la cámara. Tuvimos que ir en plan estrellas con un taxi desde Cuenca que nos dejó en Santa Cruz de Moya y allí llegó el coche de seguridad con el teniente y un error que nos marcó al olvidar la esponjilla de la tele por tirar con mi equipo propio de grabación. Tiramos como pudimos con la neutra de color negro y empezamos a grabar la pieza sobre cómo funcionaba la seguridad en la prueba reina. Con el coche a nuestra disposición y el pelotón a media hora de distancia, era increíble pasar por pueblos como Landete o Campillos Paravientos con expectación a tope sintiéndote famoso por las miradas inquietas de unos espectadores fulvurantes.

El tiempo pasó muy rápido tras un ajetreo incesante y unos guardias civiles risueños que hasta se hacían fotos con el público. Estaban felices y desde fuera chocaba no ver esa imagen seria a la que acostumbran en su día a día. Y es que para ellos estar allí era todo un logro tras pasar una serie de pruebas de acceso para poder estar en lo máximo para un motorista de la benemérita.

Bocadillo rápido en el mismo taxi que nos esperaba de vuelta y que cogimos en el Hostal Cabañas en Carboneras para llegar a tiempo a la dele, montar la pieza para un info que se adelantó a las 18:30 añadiendo unos planitos de la llegada de la prueba a nuestra ciudad por la Avenida Reyes Católicos y que pillaba a tres minutos andando de la tele.

Así acabó una jornada volada y llena de estrellas gracias también a la reportera Belén, con ella cosas insólitas siempre pasan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *